Los secretos de la fotografía gastronómica, sobre la mesa

Miércoles 12 de Diciembre de 2012 21:09 Susanna
Imprimir

La firma Nikon ha hecho público su acuerdo con el chef Jamie Oliver y el fotógrafo especializado en gastronomía, David Loftus, con los que han iniciado un proyecto para divulgar algunos de los trucos que utilizan los profesionales del sector para conseguir que sus creaciones tengan un aspecto superapetitoso en sus imágenes. La iniciativa surge a raíz de la afición creciente a fotografiar platos y "colgar" las imágenes en Internet, básicamente en las redes sociales.

Colocar la cámara en lugares muy imaginativos dentro de la cocina o elegir un color de fondo adecuado puede mejorar notablemente una fotografía unidimensional de comida, han explicado ambos expertos, quienes también recomienda, utilizar en las sesiones fotográficas, colores neutros como las maderas naturales y los aceros pulidos para resaltar la textura de los alimentos.

Ambos expertos además, aseguran que hacer las cosas más complicadas de lo necesario puede poner en peligro cómo se refleja la frescura de la comida en la fotografía, por lo que aconsejan simplificar los equipos, trabajar, por ejemplo, con una cámara versátil con una amplia gama focal y numerosos ajustes de disparo para ganar agilidad. Si lo que se pretende es además, fotografiar la fase de creación del plato, para los dos artistas es imprescindible una cámara que admita disparar mucho y rápido. Es decir, equipos que permitan mantener el dedo en el disparador para asegurarse de que captura todo el espectáculo de la creación del plato, contando una historia con la comida, y sobre todo, haciendo que los platos tengan un aspecto muy apetitoso.

Captar la forma que adoptan los alimentos cuando se colocan en un plato es algo que Jamie refuerza en cada disparo con David. Cocinar es “la realidad del caos” dice Jamie, incluyendo el caos que se crea al cortar, picar, rallar y trocear los ingredientes para una fotografía o un vídeo. Al reducir la velocidad de obturación, por ejemplo, puede capturar el momento en el que machaca un diente de ajo con el lateral de un cuchillo, o en el que rompe un huevo en una sartén.

Cada ingrediente, explican Oliver y Loftus tiene su personalidad, y esto se debe plasmar en la fotografía como las patatas fritas esponjosas pero crujientes o la forma en la que “respira” la carne mientras absorbe los sabores en los que se cocina. Una comida es un surtido de ingredientes, cada uno de los cuales busca un lugar en el plato, y una posición privilegiada en la fotografía.

Todos estos consejos y otros los han resumido en un decálogo para capturar unas buenas imágenes de comida que esperan sea de interés tanto para los aficionados a la fotografía, como a la cocina:

1. Aproveche la luz ambiente natural para mostrar los ingredientes más frescos.

2. Utilice fondos neutros para resaltar la textura de los alimentos.

3. Realice un disparo rápido, especialmente cuando trabaje con platos calientes.


4. Haga muchos disparos rápidos y capture el caos. ¡Cocinar es un caos!

5. Tome fotos de la acción mediante velocidades de obturación lentas para plasmar la energía.

6. Ajuste la escena para contar una historia y no tenga miedo de involucrar sus manos.

7. Utilice los ajustes de macro para capturar unos primeros planos impresionantes.

8. Utilice ingredientes coloridos y platos blanco roto para servirlos.

9. Sea creativo. Encuentre un ángulo interesante, incluso si esto significa disparar desde arriba o apoyarse en una olla.

10. Adopte el punto de vista del creador. ¡Haga lo mismo antes de comer!

Ahora pues, sólo nos falta coger la cámara, meternos en la cocina y poner el objetivo sobre nuestras creaciones. Animamos a todos los que lo hagan, nos muestren el resultado, subiendo sus fotos a la página de Facebook de Pizza&Restauración Italiana.

Joomla Templates and Joomla Extensions by ZooTemplate.Com